Seleccionar página
Avatar
Somos una plataforma para fortalecer y preservar la riqueza cultural de México. Por medio del blog difundimos las tradiciones de nuestra gente, nuestras raíces, gastronomía, arte y lugares hermosos.

Los antiguos Paquimeítas, pobladores de la impresionante ciudad de Paquimé y de la Cultura Casas Grandes, fueron grandes ceramistas. Un gran legado de inmenso valor artístico y patrimonial para la humanidad, es el que han dejado a través de muchas vasijas encontradas en zonas Arqueológicas en la región de Casas Grandes; entre los diferentes estilos, destaca el de la cerámica tipo Ramos, la cuál ha Sido encontrada en muchas de las sepulturas, posiblemente como ofrenda y a la vez como urna funeraria.

Diego Valles y su esposa Carla Martínez, pintando ollas. Carla se especializa en miniaturas, de unos 5 cms.

Después de las excavaciones de Paquimé, entre 1958 y 1961, la cerámica, comenzó a surgir una nueva actividad económica en la zona: la alfarería. Es bien sabido, que a la región llegaron muchos compradores buscando cerámica original de Paquimé, esto dio origen a que personas locales comenzaran a elaborar piezas similares a las originales, réplicas.

Algunos, dejaron de hacer réplicas, para empezar a hacer estilos propios, pero a la vez influenciados por los diseños y formas de la cerámica ancestral. Fue así; que fue creándose un nuevo estilo, una nueva cerámica: la Cerámica de Mata Ortíz.

Actualmente, es de las cerámicas con más valor artístico y comercial en México, algunas piezas llegan a superar los $12,000 dólares. Por supuesto, también hay económicas, desde $50 pesos.

El valor, estará dado por el artista y depende de varios factores: el renombre del propio artista, el tiempo invertido, la dificultad de los diseños, líneas delgadas, la forma de la pieza, tamaño, lo delgado de la pared, el tipo de barro, entre los principales.

Diego Valles haciendo los diseños en una de sus piezas.
Premio Nacional de la Juventud 2010

Las piezas, se elaboran de manera completamente artesanal, no se usa torno.

Primero, se extrae el barro de vetas que están en los cerros y arroyos; luego se hace un proceso para «limpiarlo», hasta dejar una masa con una consistencia similar a la plastilina. Esto puede tardar unos cuatro días.

Después, hay que hacer la pieza según la forma deseada. Pueden ser ollas tradicionales, altas, bajas, anchas, alargadas; con formas de animales; platones; en fin, todo lo que la creatividad alcance. Luego hay que dejarla secar al interior y que no le dé el aire. La elaboración, generalmente es bastante rápido, pues hay que aprovechar que el barro está húmedo y maleable. Considerando el tiempo de secado, pueden ser dos o tres días.

Galería de Juan Quezada en Mata Ortíz

Luego, hay que lijar la pieza par eliminar todos los bordes de marcas de los dedos, se usan diferentes tipos de lijas y es quizá, el proceso más sucio, pues bastante el polvo que se hace. Este proceso, tarda aproximadamente una hora o varias, dependiendo el tamaño de la pieza.

El siguiente proceso es opcional, es el bruñido, darle brillo a la pieza. Para esto, se utiliza una piedra ágata o hueso de venado para pulir; se le añade aceite mineral a un pedazo de tela y se unta a la parte que se va a pulir. La pieza puede requerir varias sesiones de pulido para que quede con el brillo adecuado. Mencioné que el bruñido es opcional, porqué algunos artistas prefieren dejarlo la pieza en mate.

Pieza ancestral de la cultura Casas Grandes, probablemente 1300 DC

Casi por último, y quizá el proceso que más disfrutan los artistas es hacer el diseño que llevarán las paredes de la pieza. Puede ser pintada, esgrafiada, o bien, ambos. Aquí es donde más destaca la creatividad y, a la vez, la diferenciación entre los artistas. Este proceso puede ser desde una hora o hasta varios meses, dependiendo de la dificultad y el tamaño de la pieza. Para pintar, se utiliza cabello humano.

Finalmente, hay que hacer el proceso mas delicado y frágil. Se trata del cocido de la o las piezas. Muchas de las veces, aquí se revientan, ya sea completamente o a veces pequeñas grietas. Desafortunadamente, esto hace que la piezas ya no tengan casi valor.

Algunos de los artistas, deciden hacer joyería con los tepalcates (pedacería) y así, recuperar un poco de la inversión de su tiempo.

Juan Quezada, de los pioneros en la cerámica estilo Mata Ortíz. Premio Nacional de Ciencias y Artes de 1999

Gracias a la calidad de los diseños, en estilo Mata Ortíz, se diversificado el uso de los mismos en diferentes cosas, no sólo para las vasijas, como: joyería, corbatas, mascadas, vestidos, camisas, tatuajes, murales…

Recuerda, pasando la contingencia, visita Casas Grandes y compra piezas de los artistas de Mata Ortíz.

Casas Grandes, Chihuahua, México
Por: Elías Ramos de
Expediciones Paquimé

¿Quieres colabrar con nosotros?

¿Te gustaría ser un promotor consciente y ganar dinero extra? La adquisición de artesanías representa más del 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) que genera el turismo en México.

Puedes aplicar por nuestro plan de compensación para que seas impulsor de este movimiento acerca del consumo consiente apoyando el comercio local y poder tener ingresos extras en cualquier lugar donde te encuentres. ¡Apoya y gana!

Envía un correo a: hola@jalasoterajas.com o déjanos tu nombre, correo, teléfono y déjanos tus comentarios y dudas.

Pin It on Pinterest